domingo, 13 de octubre de 2013

Escapada a Valderrobres

Esa mirada altiva...esa sonrisa burlona....
¡Horror! me he sacado una autofoto
en la que me doy un cierto aire a Wert
Aprovechando que Wert, de momento, no amenaza con arañar las vacaciones docentes, nos escapamos jueves y viernes de la semana del Pilar con la idea de realizar un primer acercamiento a la Comarca del Matarraña. La iniciativa no ha podido ser más afortunada dadas las agradables sorpresas que nos ha deparado esta corta estancia.

El viaje de Zaragoza a Valderrobres no se hace nada pesado. Son, en total, unos 150 km con un descanso en Hijar para tomar un café. Allí nos topamos con una comitiva fúnebre que acompañaba al infortunado/a hasta su postrer destino. Estas coincidencias siempre le dejan a uno con un regustillo amargo al contemplar el triste evento aunque enseguida retomamos el contacto con la vida vía cortado y algo dulce para acompañar.

Subimos de nuevo al Yaris y poco a poco el paisaje se fue tornando más cálido y mediterráneo. La compañía de olivos y almendros daba fe de la cercanía del Mare Nostrum. Al llegar a la capital del Matarraña múltiples establecimientos comerciales y hosteleros se ven abiertos y un animado ir y venir de gente por la calles nos confirma el espíritu emprendedor de sus habitantes.

Un rápido paseo por la villa nos evoca de inmediato avatares y afanes de la edad media. Todo el pueblo constituye un magnífico conjunto medieval muy bien conservado. La gente habla con naturalidad en catalán y también con total naturalidad se pasan al español en cuanto les preguntas cualquier cosa.

De camino hacia nuestro lugar de alojamiento pasamos por la librería Serret que está muy bien surtida de periódicos, libros y todo tipo de material de papelería. Llegamos finalmente a la calle Barbastro y recalamos en los apartamentos Lagaya. Carlos, su propietario nos saluda amablemente y nos da todo tipo de explicaciones para que nuestra estancia sea provechosa y satisfactoria.

No quiero ser prolijo en más detalles de la escapada aunque para los que os animéis os recomiendo:

- Comer en La Angeleta
- Visitar el museo de la miel en Arnes (provincia de Tarragona), a 13 km de Valderrobres
- Visitar la hermosa localidad de Beceite y ¡como no! pasear por la orilla de las límpidas aguas del Matarraña en el paraje de "El Parrisal"

Os dejo unas fotos del evento:


Imponentes castillo e iglesia de Valderrobres
Arcos medievales en Beceite

Panorámica en El Parrisal



Iglesia de Arnes

1 comentario:

  1. Mi conocido el zoólogo , Pablo Jodrá, tiene en Valderrobres la empresa turística " la Caprahispanica ", de guía de montaña donde hace unos exquisitos recorridos de investigación por esas sierras. He visto que esos lugares tienen mucho encanto y mucha historia acumulada de años y años, por eso merece la pena el conocerlos.Te vas haciendo con un buen dossier de lugares mágicos. Un abrazo de Javier

    ResponderEliminar