domingo, 16 de diciembre de 2012

Planes para la Navidad

Se acercan ya las fiestas de Navidad y, siempre desde un enfoque divergente, me planteo seguir mi propio guión para aprovechar al máximo estos días de asueto.

Ni caso a los vacuos anuncios televisivos intentando -con poco éxito- convencerme de que compre ésto o aquello o que me desplace a supuestas tierras paradisíacas para ser más feliz. Por no hablar de bancos y grandes empresas que pretenden ¡qué ironía! convencernos en plena crisis de las bondades de sus productos. Lo dicho. Yo a lo mío. A planear a mi estilo y a mi gusto las vacaciones navideñas.

Y en el diseño que he preparado participan varios protagonistas: evidentemente la familia. Es un buen momento para hablar, para dialogar sosegadamente, para repasar y hacer balance de lo que ha sido el año que ahora termina. Sentirnos piña y saborear emociones y experiencias.

También los amigos. Quedar con ellos y compartir, con tranquilidad, una taza de té en animada conversación. Agradecer la cálida acogida de los que sabes que te quieren y te consideran. De los que te tienen en cuenta. Repasar con ellos mil y una historias o, simplemente, los derroteros de la más cruda actualidad. El caso es sentirse arropado por su arrulladora compañía.

Hay que podar los árboles: del jardín, de Villamayor y los almendros de Uncastillo. Un ritual que se repite todos los años y que conlleva la esperanza de una mejor cosecha para el otoño. También habrá que dar vuelta por las colmenas y animar a sus laboriosas trabajadoras para que aguanten los rigores del invierno y tengan un poco de paciencia, que ya llegará la primavera.

Será necesario, así mismo, reservar tiempo para encarar con decisión la lectura de varios libros que están esperando:

- Michiu Kaku. La física del futuro
- Clemente García Novella. ¿Dónde está Dios, papá?
- Iván y Gonzalo García-Pelayo. La fabulosa historia de Los Pelayo
- Julian Barbour y otros. Universo. El origen de la complejidad, la naturaleza del tiempo y su estructura.
- Joanne Baker. 50 cosas que hay que saber sobre el universo

Habrá que mantener también las rutinas que ya están implantadas pero requieren de un riguroso seguimiento:

- Todos los días, al menos media hora de estudio de inglés
- Memorización del discurso mensual de la NASA
- Natación los martes y jueves
- La entrada semanal en el blog Mi Periplo
- La entrada mensual en el blog TURIPE
- La aportación al libro "60 locas ideas de negocio"

Y por supuesto, reservar tiempo para pasear, para ver alguna película, coger la bici si el día está bueno o ver algún programa interesante en la televisión.

Tengo que evitar caer en los extremos: ni meterme demasiada caña ni relajarme tanto que el tiempo se dilapide. Creo que con la experiencia de otros años sabré encontrar el término medio.

¡¡FELICES NAVIDADES AMIGOS Y AMIGAS LECTORES DEL BLOG!!

1 comentario:

  1. Veo, amigo José Luis, que no te vas a aburrir. Haces bien en organizarte el tiempo libre, yo con obligaciones, ya sabes, estas fechas son movidas en la empresa.Nos contarás nuevos encuentros y anécdotas y así disfrutamos todos. Un abrazo de Javier.

    ResponderEliminar