jueves, 16 de agosto de 2012

Las grandes catedrales del saber

Decía en la entrada anterior que comentaría mi particular peregrinación al Complejo de Comunicaciones con el Espacio Profundo de Madrid el pasado día 6 de agosto, con motivo del aterrizaje en Marte del todoterreno "Curiosity". En realidad fue un primer acercamiento para poder ver "in situ" las instalaciones y, sobretodo las enormes antenas que continuamente escudriñan el espacio en busca de señales indicadoras de la evolución de las distintas misiones espaciales.

Realicé el recorrido desde Colmenar Viejo hasta Comenar del Río pasando por las encantadoras poblaciones de la sierra madrileña: Cerceda, Moralzarzal, Collado Villlba, Navalquejigo, El  Escorial, Navalagamella y, finalmente Colmenar del Arroyo.

El viaje fue tranquilo y pude parar en casi todas las poblaciones, tomando fotos, generalmente de los monumentos más relevantes (leáse, iglesias).

Pero más que detallar las incidencias de mi particular periplo, me interesa, en esta entrada volver de nuevo a señalar el asombro que me producen distintas instalaciones repartidas por el mundo en las que se está elaborando ciencia puntera en las más variopintas ramas del saber.


Por ejemplo, para mí, la catedral del saber, por excelencia, a la que ya le tengo echado el ojo para "peregrinar" en cuanto pueda es el CERN (Centro Europeo para la Investigación Nuclear). Allí se están desentrañando  trabajosamente los secretos mejor guardados de la materia. En el CERN trabajan unos 2.300 empleados, 20 de ellos, físicos teóricos con contratos de tres o más años. Hay también unos 7.000 “usuarios”, estudiantes, científicos, ingenieros y técnicos de unos 70 países, muchos de ellos, como Suiza y España, multilingües.  En total, en los experimentos del LHC, trabajan unos 330 españoles.

El CERN ha recreado temperaturas 100.000 veces más altas que la del interior del Sol y densidades 100.000 veces superiores a la de una estrella de neutrones, es decir, el remanente dejado por una estrella supergigante tras agotar el combustible nuclear en su núcleo y explotar como una supernova.

La siguiente catedral científica se ubica en 1200 East California Boulevard Pasadena California. Allí radica el Instituto de Tecnología de California (Caltech) y, más concretamente el Jet Propulsion Laboratory que, entre otras cosas, se encarga de monitorizar hasta 38 misiones espaciales actualmente en curso. Una visita (mejor una estancia) en este lugar tan paradigmático, constituiría para mí un logro sin igual.

Finalmente señalaría el proyecto HBP (The Human Brain Proyect) o elaboración de un modelado informático del cerebro humano como otro hito científico de primer orden que también ha llamado poderosamente mi atención. En este caso no hay una única "sede" en la que se centralice el trabajo sino que, aprovechando las ventajas de Internet, la investigación se reparte entre los centros participantes: Universidad Politécnica de Madrid, École Polytechnique de Lusanne, Trust Sanger Institute de Reino Unido, IMEC en Holanda, etc.

Me encantaría realizar la peregrinación a estos centros del saber. También veo claro que para ello hay que -sencillamente- dominar el inglés. Todo se andará. Está claro que con empeño, ilusión y motivación ningún obstáculo es insalvable.

Desde esta página os animo a que me comentéis vuestros centros ideales de peregrinación, los lugares que os gustaría visitar y los motivos para ello. Saludos, amigos y amigas. Hasta la próxima entrada.  


1 comentario:

  1. Veo lo gran ilusionado que has estado siempre con este tema, el de las "fronteras ", para ver si hay vida más allá de las galaxias. Muchas distancias nos marcan las lejanías, las mismas que la que manejan los ingenieros virtuosos que se dedican a la investigación con los "cacharricos ".Cada vez se avanza más. Un saludo de Javier.

    ResponderEliminar